Desplazados de Tlaltempanapa, Zitlala, siguen esperando ayuda en Copalillo - Diario 17 Guerrero

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Desplazados de Tlaltempanapa, Zitlala, siguen esperando ayuda en Copalillo

2018 > noviembre > 08

-Aseguraron que en el pueblo sólo quedan 60 personas ligadas a un grupo criminal

-Dejaron en claro que no regresarán a su comunidad porque temen ser asesinados

Copalillo, Gro.08 de noviembre del 2018 .- Las familias que llegaron a Copalillo el miércoles desplazadas por la violencia provocada por un grupo criminal en Tlaltempanapa, municipio de Zitlala, este jueves dieron a conocer que de las mil 800 personas que vivían en ese poblado, sólo quedan unos 60 habitantes ligadas a esa célula delictiva y, por si fuera poco, el alcalde de aquí, el panista Julián Castro Santos los corrió de las instalaciones del Ayuntamiento, por lo que se acomodaron en la cancha principal en espera de que alguien les proporcione apoyo, seguridad, comida, cobijas y colchonetas.
Una de las familias desplazadas relató que, en agosto pasado, los integrantes de ese grupo criminal se llevaron a cuatro de ellos porque se negaron a incorporarse a la siembra de amapola y para dejarlos libres les exigieron un pago económico.
Cuando los dejaron libres, les advirtieron que "si huyen, les damos cinco días de ventaja y donde los encontremos les vamos a partir su madre, los vamos a chingar".
Dijeron que el sábado pasado decidieron huir de Tlaltempanapa y lo hicieron al amparo de la oscuridad.
"Ya de noche salimos todos los de la familia, nos venimos caminando por el monte cinco días, hasta que llegamos aquí (a Copalillo) a pedir ayuda", relató un hombre que sólo se identificó como Víctor, uno de los que encabeza a las familias desplazadas.
"Mi familia somos dos niños, mi esposa y yo, nos venimos caminando desde Tlaltempanapa desde hace cinco días, nos venimos porque estamos atemorizados, nos amenazan y por eso en el pueblo ya no hay gente que aguante eso", comentó mientras estaba sentado en el piso de la cancha techada de basquetbol de Copalillo que sirve como refugio temporal a esas familias indígenas.
Señaló que en Tlaltempanapa, "si vamos a trabajar debemos pedir permiso. Ya llevamos así cinco años; la gente mejor decide salirse por temor que les da, ahora decidimos salirnos, ya no aguantamos".
Con una evidente tristeza reflejada en su rostro y con las manos inquietas, volteó y dijo que atrás dejaron "los cultivos donde sembramos, dejamos la mazorca, el maíz, fríjoles, garbanzo, la casa, nuestros animales".
Sobre lo que les ha sucedido, dijo que en su momento dieron parte a las autoridades de Zitlala, a quienes les pidieron que intervinieran, pero "el presidente de Zitlala, Rogelio Ramos Tecorral, no nos apoyó, fueron a ver a los soldados y no nos ayudaron, no fueron".
Los soldados que dependen de la 35 Zona Militar a cargo del general José Francisco Terán Valle, tienen una base en el camino de Tlaltempanapa a Zitlapa, la cabecera de este municipio ubicado en la Montaña Baja de Guerrero.
Víctor dijo que el alcalde de Copalillo, el panista Julián Castro Santos los corrió del Palacio Municipal a donde el miércoles a las 8:00 de la mañana llegaron para pedir ayuda.
El secretario general del Ayuntamiento, Gregorio Lara Aguilar, el miércoles había informado que ya había solicitado ayuda al Gobierno del Estado para que en Copalillo hicieran presencia elementos del Ejército Mexicano, de las policías Federal y del Estado, y que estaban realizando un censo para apoyar a los desplazados de Tlaltempanapa, sin embargo, sólo los acomodaron en la cancha techada de basquetbol a donde únicamente llegó el apoyo médico por parte de la Jurisdicción Sanitaria de la zona Norte, pero les hace falta comida, cobijas y colchonetas.
Víctor sostuvo que quienes han decidido salirse de Tlaltempanapa lo han hecho "para poder vivir en paz, en el pueblo sólo se quedaron los malos, sus familias, son como veinte familias, son ellos los que se quedaron".
Denunció que los integrantes de ese grupo armado les quitan sus pertenencias, "no nos dejan trabajar de manera honrada, te quitan los animales, tus cosechas, te quitan todo, andan armados y por eso humillan a la gente".
En la comunidad no hay clases y se acabó la vida tranquila que vivían hasta hace cinco años, "tampoco hay transporte, todos se quedan en Zitlala, a lo mejor están aliados con las autoridades de Zitlala porque no hacen nada".
Los desplazados que el miércoles llegaron a Copalillo, es de 65 personas, entre niños y adultos, quienes piden al gobernador Héctor Astudillo que "nos reubiquen, queremos vivir en paz, que nos den un terreno para vivir, para mantener a nuestras familias; nosotros trabajamos en el campo, en paz, no queremos hacer nada a las personas, no queremos hacer nada de sus actividades como sembrar droga, ellos siembran pues amapola y a eso nos quieren obligar, por eso decidimos salirnos".
Recordó que, en el mes de octubre de hace un año, los integrantes de este grupo criminal desaparecieron a una familia de la nunca más volvieron a saber.
En la cancha techada, estas familias esperan la ayuda y dejaron en claro que no pretenden regresar a la comunidad donde nacieron, porque si lo hacen, temer ser asesinados.

 
contador web
Regreso al contenido | Regreso al menu principal